Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº 18
Reloj  
  Tapa
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  POESÍA ARGENTINA
  Hugo Diz
  Alejandro Felix Raimundo
  Félix Leonardo Rodríguez
  Carlos Carbone
  Liliana Céliz
  Daniela Miño
  Eduardo Dalter
  Sergio Gioacchini
  Elena Boledi
  Gustavo Romero Borri
  Emilce Strucchi
  Yamila Greco
  Marcos Silver
  Juan Coronel Maldonado
  ANTICIPO EDITORIAL
  Permanencia - César Bisso
  HOMENAJE - ROBERTO SANTORO
  BIBLIOTECA POPULAR "POESÍA DE ROSARIO"
  BIBLIOGRÁFICAS
  El vuelo de la abeja - Jorge Isaías
  Intervalo lúcido - Lisandro González
  Lo albergado - María Paula Alzugaray
  Mientras tanto - Claudio Suárez
  Libro de Egipto - Leopoldo "Teuco" Castilla
  Zona de otros días - Hugo Francisco Rivella
  Deconstrucción de la mañana - Juano Villafañe
  Antología Argentina - Venezuela
  Memoria rota - Elena Boledi
  ENSAYOS
  Breve defensa de la poesía
  POESÍA BILINGÜE
  Remisson Aniceto
  Gabriel Impaglione
  POESÍA INTENACIONAL
  Miguel Ramón Utrera
  Josep Piella Vila
  Cesc Fortuny i Fabré
  Jorge Luis Gutiérrez
  Ulises Varsovia
  Contacto
  Noticias
  Comunicación con el EDITOR
  ENLACES RECOMENDADOS
  EDICIONES ANTERIORES
Permanencia - César Bisso



Cuatro elementos que aluden al orden sagrado de la especie, encuadrados en el devenir, en lo posible y en el aprendizaje que sostiene el perdurar de las criaturas, conforman esta obra de César Bisso. Tomados del pasado algunos y  elaborados en el hoy otros, estos poemas nos hablan inequívocamente de permanencia. Del deseo devenido mandato para mejor así sostener la multiplicidad. Hay aquí dolidas voces que emergen de un fondo acuático para recordar su paso por la tierra, para renovar la promesa del fuego en cada espíritu y soplar dentro de cada uno el hálito de su inmanencia. Bello e intenso, Permanencia encarna el azaroso decurso y hallazgo de lo maravilloso como culminación de la travesía. 


                                                          Leonardo Martínez 




 
 
El molino
 
 
 
El alto girasol
almacena la bondad del aire
entre ciegas telarañas de silencio.
 
Con los pies en el agua
reanima la potencia dormida,
sujeta con firmeza párpados de cielo.
 
A puro fuego, músculo
que tensa el deseo,
la energía del vientre generoso.
 
Desde lo hondo de la tierra
sostiene la vida,
la despoja de cobardía y olvido.
 
 
 
       a Rubén Vela
 
 
 
 
 
El boxeador
 
                                                                                    
 
 
Quien aspira al trono de papel
puja por revelarse mago,
inventa conjuro de obediencia
para que se rindan las palabras.
 
 
Ellas, astutas, feroces
incitan al guerrero a elegir
los recuerdos que más hieren.
 
 
Y cuando culmina el combate
alza el puño, exhausto,
ante la dura soledad del poema.   
 

 
 
 
El próximo paso
 
 
 
Sin rumbo en la noche
navega el sueño,
se entrega al dogma
de lo irredento.


Su mano
fluye sin prisa
entre mudas señales.
 
 
Pronto,
la muerte se desnuda
frente a sus ojos.
Lo invita al sacrificio de dar.
Abrigo de lo nunca revelado.
 
 
Partir. Más allá de la raíz
aguarda la palabra.
 
 
 

 
 
 
 
Uma
 
 
 
 
Despiertas en el desierto.
Intuyen tus ojos
la estrategia del lobo.
Debes romper el puño,
hasta que la piedra
te sienta suya
y abra el corazón.
No es fácil eludir
la horrenda boca
de quien te devora.
Son dentelladas atroces,
laceran la carne.
Debes abandonar el hueco,
la noche del espanto.
 
 
Una niña golpea
la piedra desde afuera.
Ella ilumina la sangre.
Llegarás a sus brazos
y sentirás la piel.
La sombra ya no cegará
tu mirada.
Otra luz. Otro silencio.
 
 
 
 
 
Sal en busca del asesino.
Mátalo con grandeza.
Después, el viento abrazará
lo inasible. Esfumará la culpa.
Repararás con dolor.
 
 
No olvides: él te ha matado antes.
 
 

 
 
Sin retorno
 
 
 
Alguien narra desde la argucia política
un horizonte donde ningún sol se oculta.
Incapacidad de quien habla para sí
en nombre del Otro.
 
 
Nunca sabrá si la poesía es salvación.
Ni siquiera sospechará la justicia del silencio.
 
 

 
Pasaje
 
 
 
Amanecida,
mi madre reanuda el camino,
orilla la rústica naturaleza.
 
 
El eco del viento
la torna río un instante.
 
 
Bondadosa luz
el oleaje de sus pies
tras de mí.
 
 

 
 
 
En reversa
 
 
 
Hablan con mi voz, aman con mi corazón,
2deambulan de un sueño a otro.
Alumbran lo que la lluvia trae y el río lleva.
Ellos conservan la derrota del olvido,
la ilusión del retorno, los días más felices.
Van tras la huella de años acallados.
Ignoran la ausencia, el grito de los huesos,
las mudanzas del dolor.
 
 
El agua despeña, el cielo vacila.
Moja la calle de arena,
la casa crujiente, el patio, los naranjos.
Entonces
mis muertos renacen,
se alzan a compartir los panes del deseo.
 
 
 




Publicó hasta el momento los siguientes libros de poemas: Poemas del taller, La agonía del silencio; El límite de los días; El otro río; A pesar de nosotros; Contramuros; Isla adentro. Actualmente, se encuentran en edición una antología de obra revisada (Las trazas del agua) y un nuevo poemario (Lluvias y regresos).
Reloj  
   
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 3 visitantes (45 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=