Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº 18
Reloj  
  Tapa
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  POESÍA ARGENTINA
  Hugo Diz
  Alejandro Felix Raimundo
  Félix Leonardo Rodríguez
  Carlos Carbone
  Liliana Céliz
  Daniela Miño
  Eduardo Dalter
  Sergio Gioacchini
  Elena Boledi
  Gustavo Romero Borri
  Emilce Strucchi
  Yamila Greco
  Marcos Silver
  Juan Coronel Maldonado
  ANTICIPO EDITORIAL
  Permanencia - César Bisso
  HOMENAJE - ROBERTO SANTORO
  BIBLIOTECA POPULAR "POESÍA DE ROSARIO"
  BIBLIOGRÁFICAS
  El vuelo de la abeja - Jorge Isaías
  Intervalo lúcido - Lisandro González
  Lo albergado - María Paula Alzugaray
  Mientras tanto - Claudio Suárez
  Libro de Egipto - Leopoldo "Teuco" Castilla
  Zona de otros días - Hugo Francisco Rivella
  Deconstrucción de la mañana - Juano Villafañe
  Antología Argentina - Venezuela
  Memoria rota - Elena Boledi
  ENSAYOS
  Breve defensa de la poesía
  POESÍA BILINGÜE
  Remisson Aniceto
  Gabriel Impaglione
  POESÍA INTENACIONAL
  Miguel Ramón Utrera
  Josep Piella Vila
  Cesc Fortuny i Fabré
  Jorge Luis Gutiérrez
  Ulises Varsovia
  Contacto
  Noticias
  Comunicación con el EDITOR
  ENLACES RECOMENDADOS
  EDICIONES ANTERIORES
Gustavo Romero Borri


CARCEL DE LUZ
 
 
Cárcel de luz
Traslúcida morada
Para el viajero de las llagas antiguas.
Hogar de transparencias estalladas
Para el vagabundeo de un anhelo
Disuelto en lo desnudo.
 
Astillas de una voz
Que erraron su destino
Su punto
De llegada
Pedacitos de mí
Murmuraciones
Huyendo en la dispersa claridad como un manto
De fronteras sutiles.
 
Como de sal los días en el agua disueltos
Como de mar los ojos que no buscan ya nada
Que no sea un sostén para el naufragio.
Como de agua los días para el pez deslizándose
Entre la realidad pero sin ella.
Cárcel de paz venida de mí mismo:
Entre gentes extrañas consiento en distraerme
Y extraño es que no sea -entre tantos-
Alguno de esos rostros el tuyo.
 
Tanto sol!
Tanto enorme
Desparramo de piedras y raíces!
Y tanto azul ardiente
Haciéndole un lugar a la mirada.
Tanto desorden mineral emergiendo
Entre raros dibujos vegetales
Aristas y fisuras entre las cosas mudas
Como después de algún desastre.
 
Y aún se cumple un orbe en el paisaje:
Laborioso el azar une las partes
De un nombre quebrantado.
 
Cárcel de suavidad imperturbable
Donde el único límite
Es la redonda lejanía expandida.
 
 
 
¿Quién te atrapa si toda la distancia
Cae a tus pies rendida?
 
Para el que huyó creyéndose salvado
De violentas penumbras
Para el que renegó de lo sabido
Para el que dijo no y salió a lo abierto
Para el que desconfió de sus refugios
Y desató los nudos
Estas quietas montañas en sus manos
Descansan.
 
 
Habrá que desbrozar
Quitar malezas
Dejar “la cosa” limpia.
Que todo lo que sobra se deshaga en el aire
Vuelva a él:
Caerá
Por su peso
Lo que impida su vuelo.
 
Como un ojo que no quiere dormirse
Se desnuda mi dolor:
Aspira ver el centro de la luz no el reflejo
Del sol sobre los mundos.
 
¿Dónde se inicia y dónde se termina
Ese lugar que habita mi sueño
(que es también el tuyo) más amado?.
 
También acá la vida
Su promesa,
Sus dulces tiranías.
También acá su más allá,
Su vuelo de una mano tendida
Y su obstáculo de una mano cerrada.
 
Tanto pasar así con el instante
Como brasa encendida quemando mi palabra:
 
Mi palabra nacida de un silencio anterior
A todo esto.
 
                                       Merlo, San Luis, 1995-.
 
 
 
 
                                                                     
 
Gustavo Romero Borri nació en la ciudad de San Luis en 1962.
Ha publicado los siguientes libros de poesía:
LOS AMBITOS (1982) ; NOTAS DEL ESCRIBA (1986) ; LEY OSCURA (1993)
CARTAS A LA MONTAÑA (1996); MIRADA NATAL (1997) ECCE PUER (2000) CARCEL DE LUZ (en prensa).
 
Reloj  
   
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 11 visitantes (68 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=