Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" Nº 18
Reloj  
  Tapa
  EDITORIAL
  AUSPICIANTES
  POESÍA ARGENTINA
  Hugo Diz
  Alejandro Felix Raimundo
  Félix Leonardo Rodríguez
  Carlos Carbone
  Liliana Céliz
  Daniela Miño
  Eduardo Dalter
  Sergio Gioacchini
  Elena Boledi
  Gustavo Romero Borri
  Emilce Strucchi
  Yamila Greco
  Marcos Silver
  Juan Coronel Maldonado
  ANTICIPO EDITORIAL
  Permanencia - César Bisso
  HOMENAJE - ROBERTO SANTORO
  BIBLIOTECA POPULAR "POESÍA DE ROSARIO"
  BIBLIOGRÁFICAS
  El vuelo de la abeja - Jorge Isaías
  Intervalo lúcido - Lisandro González
  Lo albergado - María Paula Alzugaray
  Mientras tanto - Claudio Suárez
  Libro de Egipto - Leopoldo "Teuco" Castilla
  Zona de otros días - Hugo Francisco Rivella
  Deconstrucción de la mañana - Juano Villafañe
  Antología Argentina - Venezuela
  Memoria rota - Elena Boledi
  ENSAYOS
  Breve defensa de la poesía
  POESÍA BILINGÜE
  Remisson Aniceto
  Gabriel Impaglione
  POESÍA INTENACIONAL
  Miguel Ramón Utrera
  Josep Piella Vila
  Cesc Fortuny i Fabré
  Jorge Luis Gutiérrez
  Ulises Varsovia
  Contacto
  Noticias
  Comunicación con el EDITOR
  ENLACES RECOMENDADOS
  EDICIONES ANTERIORES
Elena Boledi


Desterrada    
 
 
Y ya basta
para la pequeña equilibrista
del limonero
para la niña de algodones
que escalaba muros
para echar al vacío las ausencias
que tapaba con eternidades
los agujeros de la muerte.
 
No más promesas
no más cielo
para la audaz jugadora de rayuela.
Está desterrada
desposeída
aniquilada.
                                           
No está
ya no está.
 
 
 
 
Sobredosis de sombra
 
 
Está buscando su otro lado      su soledad de ella       su soledad sin ella                                    tal vez cruzar el puente           el centro                      la otra orilla                                                              tal vez deba volver                  tal vez no pueda hallarse                                                              ausente en la memoria y en la mentira del espejo                                                             una noche vacía en la corteza de la ausencia                                                                     una campana que toca a muerto porque no encontró partos de luz para cantar                    porque la vida se escondió detrás de un muro y se quedó en silencio                                  para no interrumpir los conjuros de la muerte.
 
                                                               ***
                       
Se le cayó la noche desde el filo de una estrella y la dejó en la sombra                        aullando como un lobo                                                                                                          por las fiebres abismales mordiendo sus entrañas                                                                por las gotas de llanto corriendo entre sus huesos                                                           desnuda            enajenada          esquiva del deseo                                                                      alienada en las furias de la vaciedad y del derrumbe                                                           en el hueco                                                                                                                              en la marea oceánica de su propio naufragio.
 
                                                               ***                                                                  
 
No encontró las plegarias para salvar su corazón                                                                  ni la profecía primordial                                                                                                                 ni el talismán que la arrancaría de la traición y del olvido                                                   de las tinieblas                                                                                                                         de esa sobredosis de miedo y de silencio                                                                                       de esa amenaza de exterminio que se pegó a sus huesos                                                           en el último intento por recobrar la urgencia de perseguir la luz.
 
 
 
 
El rito de la luna
 
 
He ensayado mi muerte
como el reloj el tiempo.                               
                                                                               
Rosas marchitas, mustias
en los senderos helados
de la memoria.                                                                       
                                                                        
Esa noche de invierno
en el jardín había cenizas.
 
Como en la tierra baldía
después de la guerra
se deshojaron los sueños
y me perdí en el viento.
 
 (El poema de Eliot se acomodó en mi cama
para escapar de la crueldad de abril).
 
Las sábanas se humedecieron con la lluvia
y no encendieron el amor.
 
Pero la luna se escondió en mi piel.
 
Pasaron años y tormentas
y hubo silencios
palabras que se ahogaban
en la garganta
en el volcán de la cabeza.
 
Cuando el camino se apagó
volvió la luna
salió despacio de mi boca
me recorrió el cabello
los brazos
la cintura.
Me señaló la puerta
la salida.
                                       
Afuera estaba el sol.
 
 
 
 
 
Renazco en mi memoria
 
 
En estos días en que me paro a mirar hacia atrás
reconozco mis huellas en la arena
las distintas estaciones del viaje
en las que fui dejando las marcas de mi piel
y las intermitencias del amor.
Me veo intacta en las calles de la infancia
en los alrededores de los patios
en la hamaca que enredaba mis trenzas
                                             en el vuelo.
Me alzo entre los juegos
sortilegios de papel entre las letras de los cuentos
que poblaban de universos mi cabeza.
 
Aquella niña absorta en su intemperie
no responde a los misterios de la muerte
sin otros arrebatos que la espera en las sombras.
Hace un pacto de silencio en su orfandad
y se entrega a la ausencia
como a una promesa de palabra interrumpida.
 
En cada tramo del camino tejo la historia de mis sueños
y me alzo en cuerpo y voz sobre cada derrumbe
                                           sobre cada certeza mutilada.
Me seduce la zozobra de la muerte en una primavera
cegada de presagios.
La doblego con la lealtad de mis volcanes
que no ceden el fuego ante el naufragio.
Me hunden las tinieblas del desamor y la sequía
en una sentencia del olvido.
 
Renazco en mis urgencias
sometida al deseo que me alumbra
y me entrego a la promesa del sol
al puente que me cruza al otro lado
a la historia de una nueva mirada
que me empuja a armarme en los fragmentos
de mi memoria rota.
 
 
 
Elena Boledi reside en Buenos Aires. Publicó Memoria rota (Ed. Juglaría, 2008), en Antologías y revistas literarias de España. Es Secretaria de Redacción de la revista Juglaría.
Reloj  
   
Publicidad  
   
Contador  
  Free counter and web stats  
Hoy habia 11 visitantes (86 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=